sábado, 20 de junio de 2020

Charlas intimas


Alumno; -¿Se puede ser un malo bueno?
Maestro:-¿Cómo?
Alumno;-Un malo bueno, alguien que haga el mal pero ese mal sea para bien.
Maestro:-Dependerá del punto de vista desde que se vea, para quien recibe el daño, el malo siempre será malo, para quien se beneficie de ese mal, será un benefactor.
Alumno;-Entiendo, ¿Entonces, un malo siempre será un malo y un bueno un bueno…?
Maestro:-No necesariamente
Alumno;-No entiendo, ¿Me lo explicas?
Maestro:-A ver, lo primero que hay que diferenciar qué es el Mal y que es el Bien. Imaginemos que una persona llega a la orilla de un arroyo que quiere cruzar, para esa persona, lo ideal es que o bien existiera un puente, o que el caudal del río fuese tan escaso que lo pudiera cruzar sin apenas mojarse. Si decide hacer un puente, necesitará madera, otras personas que lo ayuden, desforestar el bosque para construir dicho puente, perjudicando a los animales y a las tribus que habitan aquella zona desde tiempo inmemoriales. Para los viajeros que deseaban cruzar el río, sería una persona buena, para los que vieron sus bosques y sus vidas transmutarse y perderse, sería un ser odiado. Si por el contrario, fuese capaz de construir una presa o retener el caudal del río de alguna manera para poder pasar, morirían los campos de cultivos que hay río abajo, morirían de sed otras personas y animales además de secarse muchas plantas; el agua se acumularía allá donde la detenga anegando campos y terrenos perjudicando a otras personas. De nuevo, para unos sería muy bueno y muy malo para otros. Así que...¿qué es el bien y qué es el mal?.
-Alumno; Entonces ¿Cómo saber si actuamos de forma adecuada?.
Maestro:-Ahí querido amigo es dónde radica la dificultad del ser, cómo debemos actuar, si en beneficio propio, de algunos, de todos...Si lo hacemos en beneficio única y exclusivamente nuestra, estaremos actuando a todas luces de mala manera para otros. Así, el egoísta es un ser despreciado en todas las civilizaciones, ya que antepone el beneficio personal al colectivo. Siendo capaz de exterminar a todo un pueblo con tal de sacar su provecho.
Si por el contrario, actuamos en beneficio de unos pocos, bien sea mayoría o minoría, siempre serás malo para alguien, pudiendo ponerse incluso precio a tu cabeza por tus actos.
-Finalmente, como hemos dicho anteriormente no puedes actuar en beneficio de todos porque siempre alguien se verá o sentirá perjudicado.
-Alumno; Entonces lo mejor es no actuar, dejar pasar la vida.
Maestro:-¿Te estás escuchando?, ¿Cómo quieres dejar pasar la vida con lo maravillosa que es alma de cántaro?.¿No es mejor ampliar los conceptos de bien y mal y regirnos en base a otros parámetros ya que no podemos permanecer incólumes con estos principios?.
Alumno;-No te entiendo
Maestro:-El Mal, yo diría que alguien “Malo” es el que hace daño a su semejante de manera innecesaria por placer o para aprovecharse y enriquecerse personalmente con ello.
-El Bien por contra sería denunciar a ese ser maligno y ayudar de manera altruista a quien esté necesitado.
-Ambos casos requieren un esfuerzo, en uno hay beneficio personal, en el otro hay beneficio ajeno.
Alumno;-Entonces podemos decir que hacer el bien requiere un esfuerzo personal en el que no obtendremos recompensa pero la obtendrán otros. Y hacer el mal es un esfuerzo que nos reportará beneficio personal.
-En el caso del tipo que quiere hacer el puente para cruzar, ¿cual sería la respuesta adecuada?.
Maestro:-La respuesta adecuada sería hacer una barca, con la que enseñaríamos a los habitantes de la zona a pescar y que ayudaría a quien lo quisiera a atravesar el río sin hacer daño.
Alumno;-Pero para hacer el barco necesitaríamos troncos…
Maestro:-Si, pero muchos menos que para hacer un puente, que va acompañado de un camino que atraería más gentes, y ya sabemos qué ocurre con los caminos que atrae gentes.
-Alumno;El cruce de caminos
Maestro:-Así es
Alumno;-¿Me volverás a contar lo de los caminos que se cruzan?
Maestro:-Claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario