miércoles, 30 de junio de 2010

El Perezoso

Mario era un niño especial, desde pequeño, su madre veía que no era como los demás niños, se movía con una lentitud exasperante y los médicos no supieron nunca determinar su enfermedad. La llamaron la enfermedad del Perezoso.
Desde que nació se sintió diferente, todo a su alrededor se movía vertiginosamente, cuando le hablaban lo hacían a una velocidad impresionante. Siempre le sorprendió la capacidad de los que le rodeaban de moverse y hablar a esas supervelocidades.
Mario era capaz de ver como germinaba una semilla y como crecía un árbol dedicándole solo una pequeña porción de su tiempo. Se sentaba a mirar y en minutos la semilla germinaba.
Lo que peor llevaba eran aquellos cambios de tiempo tan bruscos y lo pronto que se hacía de noche, pero no tardó en habituar su cuerpo y mente a la inhospitalidad de aquella tierra en la que había nacido.
Carente de familia, nunca sintió lazos afectivos. Su piel envejecía a su ritmo y fue criado en hospicios. Un poco de leche le bastaba como alimento.
Cuando falleció nadie supo jamás que edad contaba, los registros que databan de 1.300 se perdieron en la historia, y Mario bien pudo haber muerto con 800 ó 1.000 años.

miércoles, 23 de junio de 2010

Inocuo

Inocuo, vacío, incoloro e inodoro...¡Pluffffffff! (alguien jaló de la cisterna). El alma humano, todos los seres vivos tenemos alma, dicen que pesa 21 gramos. Yo creo que el alma no es más que energía. Así, si lo que nos rodea es energía negativa, esta se descarga o se convierte a ese polo, y si es positiva, igual.
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
Vacío
La tristeza es oscuridad, oscuridad en el alma, energía negativa....¿o es positiva y tenemos los polos cambiados?...
vacío
vacío
vacío
vacío
vacío
Cada vez cuesta más avanzar, el camino se hace eterno y los pasos se acortan, interminable futuro que no nos espera...
Capullo que no deja convertir la crisálida en mariposa, gusano que no quiere dejar de arrastrarse por este infecto mundo.

lunes, 14 de junio de 2010

La Gota

Aquel grifo dejaba escapar una gota, se escurría desde su interior y se suspendía durante segundos, adherida al frió bronce se resistía a abandonar aquel túnel que la había llevado hasta allí. Unos segundos después era empujada por otra gota y caía al vacío adquiriendo una forma ovalada hasta golpear con fuerza el suelo y romperse en mil pequeños átomos de agua que en gran parte se evaporaban antes de volver a tocar el suelo.
Rutinario proceso que en el día a día había horadado la base del grifo, ese incesante golpeo taladraba las bases más duras. Puliendo y ahondando atraviesa los elementos más duros. Solo hace falta perseverancia.
Rutina, rutina que desestabiliza, que agota, que te vuelve loco. Tres minutos bajo la gota, no lo notas... Tres horas, y empiezas a ponerte nervioso... Tres días y comienza a dolerte todo... tres meses y por donde pasan las gotas te quema... Tres años y tu cráneo sufre el desgaste... Tiempo, dale tiempo y constancia para que esa gota rebose el vaso...

jueves, 10 de junio de 2010

El Dragón

El Dragón

La Ciudad despertaba a los pies del castillo, de pronto el vigía de la atalaya encendió el fuego avisando del peligro. Cientos de antorchas se encendieron en el pueblo compitiendo con los primeros rayos del sol. Desde lo alto de la torre se podía divisar el impresionante dragón multicolor que se deslizaba hacia el pueblo, emitiendo múltiples sonidos jamás antes oído en estos lares. El desconcierto inundó el pueblo. El dragón se deshizo en mil colores, olores, sabores y sonidos que se entremezclaron con los ciudadanos y dieron vida al mayor espectáculo jamás antes visto, bienvenido a Etnosur.

Reducido a microrelato para etnosur:

Desde la torre se divisa el impresionante dragón multicolor que se diluye en mil colores, sabores, olores y sonidos sobre el pueblo. Bienvenidos a Etnosur.

Opción 2:

Desde la torre se ve diluirse como cada año, el cada vez más impresionante dragón, en mil colores, olores, sabores y sonidos sobre el pueblo. Bienvenidos a Etnosur.

Opción 3:

Desde la torre vemos llegar como cada año al enorme dragón, que jubiloso se diluye en mil colores, olores, sabores y sonidos sobre el pueblo. Bienvenidos a Etnosur.

Etnosur

Sueña con un país de magia en el que todos somos iguales y diferentes, donde se mezclan todas las culturas y la moneda es la sonrisa, despierta etnosureño ya has llegado.

Etno Vaso

Mírame, acaríciame, úsame, llévame hasta tus labios, siente la suavidad de mi cuerpo, sacia tu sed y no me abandones en medio de la calle. Recíclame.

martes, 8 de junio de 2010

Samuel orejas de Guitarra

Esta historia que os cuento es real, ocurrió en las cuevas del Sacromonte, allá en Granada. Samuel era un niño nacido para la música, nunca recibió clase alguna en colegio, y su vida transcurría entre guitarras españolas, cante y baile flamenco.
Así, aprendió a tocar la guitarra antes que a hablar o andar. Conocido en toda Granada, se movía entre las juergas flamencas y los trapicheos propios de la gente que vive sin miedo al mañana.
Un día, huyendo de la policía, quiso meterse en el hueco de una ventana, con tan mala fortuna que se rebanó las dos orejas dejandoselas como trofeo al policía que lo perseguía.
Cuando quiso tocar de nuevo la guitarra, algo había cambiado. Desafinaba, no pillaba el compás, ¡Ya no sabía tocar la guitarra!. En su desesperación, huyó de la tierra del Alhambra, para recaer en la de los Califas, ahí conoció a Miguel, un hombre cuyas manos eran un portento.
Un día, Miguel le regaló dos pequeñas guitarras que había fabricado en su taller, y con gran habilidad y desparpajo se las colocó a Samuel en forma de pabellón auditivo. El Granadino cogió una guitarra y comenzó a tocar. ¡Que maravilla!, no solo volvía a tener música aquel instrumento, sino que el embrujo de aquel sonido hizo que las guitarras de las orejas comenzaran también a sonar haciendo que la música sonase a tres bandas.
Nuevamente Samuel recobró su vida y era requerido en todos los tablaos de Granada para deleitar al personal con sus tres guitarras.
Estando un día tomando una cervecita allá en San Nicolás, se le acercó una morena cordobesa que era para quitar el hipo.
-¡Ole ahí las niñas bonitas!, dijo Samuel. La gitana no dudó en acercarse y preguntar;
- ¿E uzted don Samué orejas de guitarra?
- Er mismo que viste y carza ¡guapa!, volvió a piropear.
- Yo canto, ¿quiziera uzted ezcucharme?. Insistió la joven.
- Vamo a vé, zi canta tan bien como bonita ere pos van a bajá los ángeles a escucharte.
Cogió su guitarra y comenzó a tocar, enseguida sus pequeñas guitarras le siguieron el compás y así la joven empezó a cantar.
Maravilloso sonido emitía de aquella preciosa garganta que pronto comenzó a hacerlo a tres bandas, era increíble oír como sonaban aquellas tres guitarras y eran acompañadas a tres voces.
Al acabar, la ovación fue enorme.
-¿Como haces eso niña de cantar a tres voces?
La gitanilla se ruborizó y le contó a Samuel que cuando pequeña se tragó una cuchilla y se cortó las cuerdas vocales y que allí en Córdoba, su ciudad natal había un chico que se llamaba Miguel con unas manos benditas y fue el que le recompuso la garganta en tres partes para que pudiese cantar así.
Desde entonces, Samuel y la gitana recorren todos los tablaos flamencos del mundo.