domingo, 25 de mayo de 2014

sábado, 17 de mayo de 2014

El Cielo

Primer poema escrito por Alejandra Salcini a la edad de 9 años.


Llovió con sol, y el arco iris salió
El cielo azul vi y a la playa me fui,
todo el día me quedé, pasándomelo bien.
Se hizo de noche, y se me aclaró la vista
la luna brillante como una lanita
me cantaban las estrellas,
 y me quedé dormida.
Sueños de estrellas, sueños de lunitas
cuando desperté, corriendo hasta un buffet
En ese momento vi a un pajarito
que me llevó hasta un platito
ese platito tenía un sol, grande que me cegó.
En el otro la luna, que también era preciosa
como una estrellita,
también estaban pero eran las más bonitas.










jueves, 8 de mayo de 2014

La hora más difícil

Soy abogado de oficio, mi pasión siempre fue el derecho. Podría hacer un inventario de todos los profesionales  corruptos que han requerido mis servicios y a los cuales siempre me negué a servir; pienso en lo rico que se han hecho algunos compañeros defendiendo a magnates del ladrillo, la droga, la política. Pero hoy no me encuentro de humor para hacerlo.
En el bolsillo palpo nervioso las cédulas de identidad. Acabo de traspasar todos mis principios. He aceptado y ya no volveré a ser nunca más la misma persona. El juez habla y apenas presto atención, solo atino a escuchar  sus últimas palabras.
- ¡Enhorabuena Marcial y Elena, ya estáis casados!

jueves, 1 de mayo de 2014

El Crimen Perfecto


Al llegar el Señor Juez, le entregaron el inventario de todas las pertenencias. Conocían bien a Su Señoría y sabían que el buen humor no era precisamente una virtud. Aunque a pesar de los años en la profesión, la pasión que derrochaba en cada uno de sus casos, era admirable.

Los cadáveres adoptaban una postura amorosa; ella, descansaba  sobre el regazo del hombre, que parecía protegerla.

  - Godofredo y Elisenda, 87 y 85 años respectivamente, leía el comisario con voz grave. Sin antecedentes penales y sin denuncias previas. Otro caso de suicidio por amor...formuló en voz alta.

Una mirada inquisitiva del Magistrado hizo que el policía se retirara lentamente, revelando una carta atrapada bajo un ladrillo. En ella, El Juez reconoció de inmediato al asesino de aquellos ancianos, la cédula de notificación del desahucio se había cobrado otras dos víctimas.