miércoles, 9 de febrero de 2011

Tardes de Otoño

Tardes de Otoño

Su primer día de recolecta estaba nerviosa, impaciente, feliz… Aún no tenía los diez años, y su padre la llevaba por primera vez al campo con los amigos de siempre a buscar setas.

Apenas habían pasado diez minutos cuando descubrió una lepista nuda de casi quince centímetros; Con gran delicadeza cortó y elevó la azulada saprófita hasta los ojos de su padre, quien con una sonrisa de felicidad aprobó la labor de su niña.

Le apretó la mano a su hija y sonrió por última vez como hizo treinta años atrás en aquel bosque otoñal.

Mad el Mago