martes, 16 de mayo de 2017

¿Metamorfósis?



La barba, más blanca que negra poblaba la cetrina cara, dos semanas tumbado en el sofá, sin asearse, sin apenas comer de manera decente, bebiendo y ahogándose en su pena, le daban un aspecto deplorable. Poco a poco se fue distanciando de las personas que lo apreciaban, se dejó atrapar por el vino y la soledad, un capullo que hacía que la crisálida se aislara del mundo que lo rodeaba.