martes, 22 de octubre de 2013

Monotonía

La pelota bajaba los escalones incansablemente uno tras otro en una sincronía de saltos y golpes, sin que nunca llegase al final.