jueves, 8 de mayo de 2014

La hora más difícil

Soy abogado de oficio, mi pasión siempre fue el derecho. Podría hacer un inventario de todos los profesionales  corruptos que han requerido mis servicios y a los cuales siempre me negué a servir; pienso en lo rico que se han hecho algunos compañeros defendiendo a magnates del ladrillo, la droga, la política. Pero hoy no me encuentro de humor para hacerlo.
En el bolsillo palpo nervioso las cédulas de identidad. Acabo de traspasar todos mis principios. He aceptado y ya no volveré a ser nunca más la misma persona. El juez habla y apenas presto atención, solo atino a escuchar  sus últimas palabras.
- ¡Enhorabuena Marcial y Elena, ya estáis casados!