miércoles, 29 de julio de 2009

Contenedores

Somos contenedores, sí, como los de basura; Hay contenedores que reciben en su interior bolsas de basura perfumadas, reciclada y equilibrada. Otros, sin embargo reciben la basura directamente sobre, o al lado, nunca en su interior. Dejando al contenedor echo unos zorros...
Hay contenedores de urbanizaciones de lujo, de comunidades e incluso de caminos rurales. Como las personas, existen diferentes tipos de contenedores. Algo más en común es que independientemente del cuidado que tengamos con él, el contenedor se deteriora con el paso de los años...
Existen religiones que consideran nuestro cuerpo un templo al que hay que cuidar, yo lo considero un contenedor al que también hay que cuidar...
No porque lo que se aloje en su interior vayan a ser deshechos debemos maltratar, descuidar o abandonar al contenedor...
Esta mañana estaba acostado en mi cama, el sol entraba por la ventana y aún con los ojos cerrados podía notar la claridad en la habitación, estaba estirado, las manos pegadas a mi cuerpo, boca arriba, desnudo y tapado a media cintura por una fina sábana blanca, de pronto noté como mi cabeza se abría como una sandía rasgada y se esparcían por la almohada todas mis ideas, mis recuerdos, mis conocimientos,...
Al despertar, recogí todas mis pertenencias y me fui a casa, la noche había sido extraña, aquel cuerpo sudoroso que se había adherido a mí durante parte de la noche me había dejado un olor extraño, necesitaba una ducha, fui a la playa y me sumergí en las frías aguas del estrecho, el cuerpo se hundió como el plomo y descubrí que mi contenedor había caducado.