jueves, 29 de julio de 2010

Maldito Pueblo

Me llamo Juan Sebastian Sanchez, vivo en este pueblo desde que nací, y ya tengo cuarenta años. Vivo con y para la gente y desde pequeño siempre oí quejarse a todo el mundo. Se quejaban de los gobernantes, se quejaban de la intransigencia de los vecinos, se quejaban de la actitud pasiva de unos, se quejaban de la actitud vital de otros, su único modo de vida era la protesta, la queja, el bufido y el mirar resentido hacia sus lados.
Cuarenta años viviendo en un pequeño circulo, pensando, suponiendo que lo que ocurría en mi pueblo era especial, único, intrínseco a mi gente.
Hoy puedo decir con tristeza que en todas partes cuecen habas, que el ser humano es de todo menos humano, que la envidia, el odio, la mentira rigen nuestras vidas. La hipocresia controla nuestras vidas, hay sonrisas que matan.
Puedo decirlo con toda la certeza del mundo porque el mes pasado fabrique unas auriculares especiales los cuales interpretan la realidad de las palabras que se emiten.
Así he descubierto que nadie dice la verdad, todos usan la lengua y el lenguaje en un uso personal. Los niños son los únicos que no están intoxicados, pero veo como sus padres les enseñan las malas artes de ser políticamente correctos y usar esa artimaña del engaño para sacar un beneficio propio.
Desde anoche estoy asqueado, vomitando dolor y transpirando pena, imagino la lucha entre Neandhertales y Cromañones, y como estos últimos sabían usar el lenguaje y lograron exterminar a sus competidores.
Os cuento esto porque se que aun existen muchos Neandhertales entre nosotros y sabed que estáis abocados al exterminio por el abuso de los sapiens.