jueves, 29 de julio de 2010

El Toro

Campaba por las dehesas buscando la loma mas alta, desde allí divisaba todo su territorio; altivo miraba por encima de los alcornocales volar a los halcones y a las liebres corretear hacia sus madrigueras tras percibir las sombras de sus captores. La brisa le traía el frescor del manantial, pronto cumpliria cinco años en aquel vergel donde era el mas fuerte.
Aquella mañana desde muy temprano, los hombres llegaron con sus caballos y sus picas, le obligaron a irse junto a otros toros hasta la finca, allí pasaron el día comiendo bien, descansando y siendo observados por los humanos.
El ruido de un camión enturbio su sueño, había pasado buena noche y lo metieron en un cajón, hizo un viaje cansino y aburrido...recordaba sus campos verdes.
Llegaron a un sitio extraño, eran todo pasillos, no tenia miedo, el espacio era pequeño pero confortable, una pequeña divisa colgaba de su lomo, esperaba salir pronto de nuevo al campo.
Gran ruido, nervios, gritos y abucheos, olía a sangre, notaba como se excitaba cada vez mas.
De pronto, una luz al fondo, un pañuelo que se agita y unos gritos que hacen que salga a un coso de albero, por primera vez en un par de días estiras sus músculos, mira a un lado, a otro, aquel territorio sera suyo también, alguien le reta, embiste una y otra vez, pero logra escaparse... por fin, arremete contra algo físico, no es un fantasma puesto que nota sus cuernos clavados sobre aquella mole que también se defiende clavandole un pico sobre su lomo, pero no desistirá, el es un toro bravo y conquistara aquel territorio.
Las fuerzas se van acabando, ya no recuerda sus tardes en el campo, ahora, su única fijación es acabar con todos aquellos que le retan en su bravía.
Suenan clarines, unos mansos han salido a la plaza, rodean al toro y se lo llevan de nuevo a los corrales, el publico en pie aplaude la bravura del animal.
Tres años después sigue siendo el leader de la manada, sus marcas le destacan sobre los demás y su descendencia apunta la misma bravura que el padre.
Otros corrieron peor suerte; en la vida, solo los mejores y mas fuerte sobreviven, es la ley de la naturaleza, los indecisos y cobardes nunca alcanzaran la gloria...