miércoles, 19 de noviembre de 2008

Garzón, atienda mi mesa por favor

El Juez Baltasar Garzón, quiso ser el rey mago de la judicatura, pero el Herodes que ajustició tantas víctimas ha muerto hace mañana 33 años oficiales. Y el superjuez se bate en retirada del cisco montado en un afán de recabar una publicidad que se ha vuelto contra su causa.
Y pienso yo que Baltasar, que se aventuraba como el catalizador del nuevo Nuremberg de las dictaduras modernas, no podía ir por el mundo ajustando cuentas sin antes lavar las ropas propias, y entonces, se dio cuenta de lo inútil y escabroso de levantar cadáveres que descansaban por más de 70 años en sepulturas anónimas.
No contento con salir por la puerta de atrás antes de que le expulsaran, dejó un regalito en las mentes de los ciudadanos..."hay muchos niños adoptados que no saben quienes eran sus padres" y digo yo: ¿Y si tampoco quieren saberlo puesto que sus vidas se han desarrollado con total normalidad hasta hoy?...
A esto nos lleva el partido socialista obrero español con Zp a su cabeza, a poner cortinas de humo, dilapidar el dinero público y hacer continuamente el ridículo.