viernes, 18 de septiembre de 2009

Concurso: Un Mueble una historia

La Silla


-->
En el salón de aquella nueva casa, María no podía dejar de fijarse en la silla del rincón, de estilo colonial, tapizada en color cereza desentonaba con la decoración minimalista. Aquella silla era propia de una casa rodeada de aparadores, cómodas y vitrinas y no junto aquella otra cosa, que resultó ser una lámpara de diseño.
Tuvo un impulso, la silla la invitaba a sentarse, así lo hizo para transportarse hasta la casa ideal, se vio rodeada de niños que jugaban en un suelo tupido por una espesa alfombra, paredes adornadas con cuadros. Contempló la calidez que desprendían todos los muebles, se sentía bien, muy bien, cerró los ojos...
¡María, María!, se sobresaltó, su novio Juan la cogía por los hombros.
¿Que pasa? , logró balbucear
Juan la miró y sonrió, aquella sonrisa era lo que más le gustaba de su atractivo amante
- Te has dormido.
María volvió a ver aquellas blancas paredes salpicadas de modernos muebles y le dijo a su novio;
-Cariño, estos muebles están tristes, si nos quedamos con la casa debemos arroparlos y hacer que se sientan bien.
Lo que tú digas amor, mañana iremos a buscar todos los muebles que quieras para que ni ellos ni tú os sintáis solos.