jueves, 30 de septiembre de 2010

Coacción a un trabajador

Ayer viví una experiencia propia de países bajo regímenes dictatoriales.



Os contaré qué me sucedió entre las 8:45 de la mañana y las 11:00 horas del día 29 de septiembre de 2010 en una pequeña localidad al sur de España.

Como cada día llevé a mi hija al colegio, un miércoles cualquiera del mes de Septiembre. De pronto, tengo que detenerme porque unas 30 ó 40 personas portando un micrófono cruzan la calle sin usar un paso de peatones que tenían a 4 metros. Mi hija me dice textualmente (os recuerdo que es una niña de 5 años).

-Vaya pandilla ,¿no papa?.

Le contesto

- Sí hija, tú lo has dicho, son una pandilla.

- ¿A donde van?, sigue preguntándome mi hija.

Le respondo.

- Van a buscar a las personas que están trabajando para evitar que trabajen, ya que ellos están ejerciendo su derecho a la huelga y quieren convencer a las personas que trabajan que no lo hagan y se unan a ellos.

Vuelve mi hija a simplificar las cosas.

-¡Ah!, entonces ellos son los malos porque no van a dejar que los que quieren trabajar trabajen.

Le dije sonriendo.

- Bueno, si obligan por la fuerza al que está trabajando a que no trabaje, entonces sí son los malos.

Llegamos al colegio, con la normalidad habitual saludamos al conserje, vamos a la clase y ¡oh sorpresa!, solo cinco niños acuden a la clase.

Me voy a trabajar y veo algunas tiendas a medio cerrar, pregunto qué pasa y me dicen que han pasado unos piquetes y que les han amenazado con volver si se atreven a abrir.

Llego a mi tienda, abro y como a la media hora me avisan unas señoras de que tenga cuidado que llegan los piquetes, escucho al del megáfono y voces que gritan.

De pronto, se plantan frente a mi local, y comienza el del megáfono a gritar mi nombre, salgo y pregunto:

¿Quien me llama?¿que es lo que quieren?...

El del megáfono, plantado a escasos 50 cms de mi suelta el aparato y me dice.

-¡Venga cierra que estamos en huelga!

-¿Que cierre?¿me quiere usted explicar porqué?

El individuo me mira con cara de pocos amigos y dice:

-¿Qué pasa, tú no lees la prensa, escuchas la radio y ves la tv?

No, le respondo lacónicamente. ¿Me quiere informar usted?

-La huelga es por la reforma laboral y los derechos del trabajador.

-¿Me explica usted que es eso de la reforma laboral? insisto en mi fingida ignorancia.

¡Vamos!, grita al grupo, que aquí regalan zapatos que a mi me hace falta uno nuevo.

Le miro con desden y emito una sonrisa sarcástica. El grupo se centra en nosotros y se hace un silencio que rompen otros dos individuos mucho más preparados que la acémila que portaba el micrófono.

-Esta huelga también te defiende a ti, me dice uno de los que se adelantaron

-Cierto, respondo.¿Pero me puede explicar e informar porqué es la huelga?

Verás, me dice. (Lo veo nervioso y dubitativo, midiendo sus palabras.) La derechhh, bueno, el gobierno ha sacado una ley que va en contra de los trabajadores porque los sindicatos no llegaron a un acuerdo con la patronal . ¿De verdad no sabes de que va la ley?.

Le respondo, claro que lo sé, esta ley recorta los derechos de los trabajadores, y a mí me afecta directamente que ustedes (dirigiéndome a todos los presentes) no tengan trabajo, que congelen las pensiones o recorten los salarios, porque sois ustedes los que tenéis que venir a comprarme a mí, y si no tenéis dinero, yo no vendo. También sé que esta ley fue llevada al congreso en Febrero y que no hicisteis nada, que entró en vigor el 1 de septiembre, sé que tenemos 5 millones de parado, sé que me han subido el Iva, sé que esto es un desastre y quiero que me digáis porqué la huelga es ahora y no hace seis meses, porque si hace seis meses se convoca la huelga yo soy el 1º que estoy ahí con ustedes.

-Entonces, ¿vas a cerrar?. Me dice el que llevaba la voz cantante. Es que si no cierras va a ser peor para ti, nos vamos a llevar todo el día por aquí y no vamos a dejar que nadie entre a comprar.

No me dejáis otra opción. Cerraré, pero quiero que me digáis porqué la huelga es ahora y no hace seis meses.

Empezaron a oírse murmullos, el grupo se dividió en (luego me enteré), atar a la dependienta de la tienda de al lado y amenazarla.

Vámonos que este también cierra, dijo el que había estado interactuando conmigo. La gente dudaba, yo seguía preguntando.

Bueno,¿ me vais a decir porqué ahora y no hace seis meses?...

Un señor mayor le dijo a este, espera, que yo se lo voy a explicar.

Verás; comenzó el hombre a hablar apoyando con gestos de mímica sus palabras, lo que hacía más ridícula aún la explicación.

En España existen dos grupos sindicales mayoritarios, uno está compinchado con el gobierno y no quería hacer la huelga, que es UGT, es más, no la querían hacer ni hoy, pero nosotros les hemos convencido. Por eso, no se ha hecho antes y sí ahora.

-¡Que va!, le respondo, si lo hubieseis hecho hace seis meses, hubieseis encontrado mucho más apoyo.

Me volví y cerré la puerta.



Quiero deciros una cosa, fui a trabajar porque no quise que el miedo manejara mi vida, me negaba a vivir con ese miedo y esa duda de...¿y si me hacen algo?, pues no me lo hicieron, cerré bajo coacción y a ellos se lo dí a entender, cuando recapaciten sobre el éxito de su huelga, sabrán al menos que algunos nos negamos a sucumbir a su escuela de terror.