jueves, 10 de noviembre de 2011

Facebook

Sentada frente al ordenador, controlaba su cuenta de Facebook; Cuidaba su granja y comentaba muros ajenos en un desenfrenado frenesí.
Cuando más absorta estaba, una nueva ventana se abrió y en ella una imagen borrosa fue adquiriendo forma; Un maduro hombre de tez morena, bello rostro y mirada penetrante la observaba.
Sorprendida, se turbó al sentir tan directa mirada de aquel hombre atractivo y que le proporcionaba tanta paz de espíritu.
No atinaba a cerrar la ventana, quizás porque no quisiera dejar de ser observada por tan enigmática figura; Que de vez en cuando esbozaba una sonrisa, que ella cual colegiala devolvía con timidez.
La noche la pasó pegada a la pantalla, observando y siendo observada por aquel extraño...
Tres días después, los bomberos lograron entrar en la habitación, encontrar a una señora de mediana edad sentada frente a un ordenador encendido y en la pantalla, una granja con todos los cultivos secos.
El bombero no pudo resistirse a regar la huerta...