viernes, 26 de octubre de 2012

Frío

Frío. Miraba por la ventana y llovía, pero en su corazón brillaba un gran sol. ¿Cuando llegará el verano?, se preguntaba en
su interior mientras se empañaban los cristales de vaho. La familia se arremolinaba junto a la estufa, y la madre llamaba a Inés para que se alejase de húmeda ventana. La niña parecía no sentir aquel frío, se acercó a sus hermanos y con su sola presencia calentó a los ateridos cuerpos. La puerta de la casa se abrió, congelando aún más el aire frío. El padre entraba con una sonrisa igual de amplia que la de su hija. Su esposa lo miró sonriente y sus hijos besaron la helada cara del pater familia. Este, no se hizo rogar mucho y expresó la alegría de su rostro en palabras...me han regalado unos billetes para irnos a Lanzarote, así que en dos días estaremos bajo el cálido sol de las islas afortunadas....