jueves, 14 de mayo de 2009

Sábados de Mercedes /Blog Bus

La Ventana Indiscreta

La casa era preciosa, allí vivía la familia Suarez, un buen día, decidieron poner un gran ventanal en el salón, y quisieron invitar a todos los amigos de la familia a cenar, con la idea de que alabasen la nueva obra del hogar.
Así, durante la cena, todos admiraron las ventajas de tener una ventana así, la luz que debía darle a la estancia, ventilación,...
Ya, durante los postres, en un determinado momento, se escuchó una tos que reclamaba atención, todos se volvieron hasta la procedencia del ruido y quedaron petrificados al ver que era la ventana la que hablaba.
Y se expresó en estos términos.
Amigos de la familia Suarez, es mi obligación decir que:
El señor Suarez engaña a su señora con la mujer de su mejor amigo, que yo los he visto retozar en el sofá ese.
La señora Suarez ha invitado a la familia Salas, no porque los considere sus amigos, sino para darles envidia y restregarle su dinero por sus empobrecidas caras.
El Señor y la Señora Suarez no han comido liebre como el resto de invitados, ya que lo que han comido ustedes ha sido gato, es una broma de muy mal gusto que usan ellos para sentirse superiores.
Algunos invitados comenzaron a irse indignados ,otros enfadados, todos sorprendidos y la ventana seguía y seguía relatando hasta que ya no quedó nadie en el comedor.
Al día siguiente la ventana estaba depositada en un contenedor de reciclaje para ser destruida y reconvertida, y es que, el ser indiscreto a veces nos lleva a la auto destrucción.