viernes, 15 de mayo de 2009

Un Principio

Antes de comenzar, quisiera poneros en antecedentes, mi nombre es Mad, soy un Mago centenario y la historia que paso a narraros es tan cierta como que en el planeta Meigón hay dos soles y cuatro lunas.
Antes de recluirme en casa, cuando aún solía viajar por los planetas visitando viejos conocidos y haciendo nuevos amigos, ocurrió algo que pudo enturbiar la galaxia conocida como Via Láctea.
En el Plutoide MakeMake cerca de Eiris, de los últimos plutoides de la órbita solar, recibimos el aviso de la expansión de los Knuit, seres ancestrales que viven al borde del universo y cuya única función en él es destruirlo y crear agujeros negros.
Su fisonomía es variable, pero intentan apoderarse de la inteligencia de seres vivos para así someterlos y llevarlos a la autodestrucción.